Los dinosaurios han vuelto a la vida gracias a la ciencia, y ahora se mueven en manadas dentro de un parque temático diseñado para que nada salga mal. Sin embargo, todo sale mal.

Imagina que vas caminando de vuelta a tu casa junto a tu amigo Steven. Es de noche. Van algo bebidos. De pronto, aparece delante de ustedes un enorme Tyrannosaurus Rex. Tu amigo huye despavorido pero tú te quedas quieto, inmóvil, pues recuerdas que su visión se basa en el movimiento. Eres devorado. Antes de morir, exclamas: ¡Maldito seas, Steven Spielberg!

JP-02
¡Bienvenidos, abrochen sus cinturones y prepárense para ser devorados!

Es el año 1993 y todos estamos expectantes en las salas de cine pues seremos testigos de la resurrección de los dinosaurios, que se levantan de sus cenizas como nunca antes los habíamos visto con la ayuda de animatrónicos, CGI, y Steven Spielberg. Sin embargo, Spielberg se basó en la novela homónima de Michael Crichton (1942-2008), quien fue el escritor que tomó la idea clásica de mezclar dinosaurios con seres humanos, rellenando los huecos de la lógica (o el ADN de la historia) con ciencia ficción. Así que cualquier reclamo, a la tumba del fallecido escritor.

Parque Jurásico

JP-04.jpg
“Lo siento, no podemos ir. Un momento, ¿dinero? ¿Dónde firmo?”

El paleontólogo Alan Grant (Sam Neill) y la paleobotánica Ellie Sattler (Laura Dern) reciben la invitación de un excéntrico millonario que ama vestir de blanco y que nunca repara en gastos, John Hammond (Richard Attenborough), para pasar unos días en un nuevo parque y asesorar con algunas cuantas cuestiones, a cambio de financiamiento para sus próximas excavaciones. Como todo hombre y mujer tienen su precio, hacen sus maletas y se van de paseo.

¿Dónde están los dinosaurios?

JP-03.jpg
A no todos les simpatiza Ian Malcolm. La cara del Dr. Grant lo dice todo.

Rumbo a Isla Nublar (Costa Rica), el Dr. Grant y la Dra. Sattler conocen a dos miembros más de la comitiva de evaluación, uno es el abogado Donald Gennaro (Martin Ferrero) y el otro es el Dr. Ian Malcolm (Jeff Goldblum), matemático que ama vestir de negro y que repara en que cada sistema es sensible a pequeñas variaciones de sus condiciones iniciales, las que pueden implicar grandes diferencias en el comportamiento futuro (Teoría del caos).

JP-05.jpg
¿Han pensado en lo difícil que debe ser realizarle una traqueostomía a un Brachiosaurus?

Ya en tierra firme, los invitados comienzan a recorrer la isla rumbo a las instalaciones principales del parque, surcando montañas y atravesando verdes senderos, hasta que entonces un perplejo Dr. Grant lo ve. Y luego el Dr. Malcolm. Y la Dra. Sattler. Y finalmente nosotros también lo vemos, desde nuestras butacas. En una escena que seguramente ya es histórica cinematográficamente hablando, aparece delante de nuestros ojos un Brachiosaurus pastando, revelándose así la verdadera naturaleza del parque.

JP-06.jpg
“Se mueven en manadas. Ellos van en manadas. Y no fuimos capaces de verlos antes a pesar de que son enormes y están por todos lados.”

¿Cómo lo hizo John Hammond?

Imagina que vas caminando de vuelta a tu casa junto a tu amigo Steven. Es de noche. Van algo bebidos, otra vez. De pronto, un mosquito te pica y antes que puedas aplastarlo, tu amigo lo atrapa y lo lleva a la empresa de ingeniería genética InGen, quienes sustraen con avanzada tecnología (una jeringa) tu ADN de la sangre desde el interior del mosquito. Con el material genético conseguido y además mezclándolo con el ADN de ranas logran clonarte. Tu amigo se hace millonario y ahora regresa a su casa con una copia tuya más joven y que además salta mucho más lejos, dejándote triste y abandonado. Tu exclamas entonces: ¡Maldito seas, Steven Spielberg!

JP-07.jpg
Usaremos la más avanzada y moderna tecnología disponible. Es decir, le pondremos una jeringa en el culo al mosquito.

Eso es lo que precisamente hizo InGen, propiedad de John Hammond, con el material genético hallado en mosquitos prehistóricos que quedaron atrapados en ámbar. Con avanzada tecnología (sí… una jeringa) cogieron la sangre de muchos dinosaurios del periodo jurásico y cretáceo, rellenaron los huecos con ADN de ranas y después de unos ajustes por aquí y por allá, ya tenemos a un montón de nuevos dinosaurios que se mueven en manadas. Ellos van en manadas.

JP-08.jpg
“¿Crían Velociraptores? ¿Puedo quedarme uno?”

Pero… ¿es posible en la realidad conseguir algo así?. No nos preocupemos de esos detalles menores. Seamos felices viéndolos ahí, meneando sus colas. Qué importa si no son ni siquiera del tamaño correcto, o si ni siquiera lucirían como en la película, o si estarían llenos de plumas como las aves, ¡unámonos a la fiesta! ¡ya nos volviste a embaucar, Spielberg!

  • “Ustedes utilizan sus conocimientos como el niño que ha encontrado el revólver de su padre”. Ian Malcolm

Sin embargo, ni el Dr. Grant, ni la Dra. Sattler, ni menos el Dr. Malcolm están de acuerdo, para sorpresa de Hammond. Y es que aquí está el dilema de la película. Podemos tener los medios, ¿pero debemos hacerlo? Creemos que podemos controlar cualquier situación, ¿pero tenemos realmente el control sobre algo en este mundo? La naturaleza avanza y durante su continuo movimiento va seleccionando… ¿podemos pretender modificar el orden de la naturaleza?

JP-09.jpg
“… for fuck´s sake.”

Hammond, sin aún comprender del todo los reparos, decide continuar con el tour por el parque junto a sus nietos con la esperanza de que sus invitados cambien de opinión.

El caos

Imagina que vas caminando de vuelta a tu casa junto a tu amigo Steven y su ejercito de clones. Es de noche. Por supuesto que van muy bebidos otra vez, es algo crónico. De pronto, un ciclón tropical se forma sobre ustedes. Tu amigo logra reaccionar y huir a tiempo con ayuda de sus clones, mientras tú, sujetado a un árbol, exclamas: ¡Maldito seas, Steven Spielberg!

JP-10.jpg
“Helloooooo Newman”

Una cosa. Puedes elegir el peor lugar por razones climáticas para situar tu parque. Puedes incluso jugar a ser Dios trayendo de vuelta a la vida a seres que la propia naturaleza descartó y que son impredecibles y potencialmente peligrosos. ¡Pero no puedes tener como programador principal y encargado de la seguridad del parque a Newman! ¡carajo, John Hammond! ¿acaso nunca viste Seinfeld?

JP-11.jpg
Vamos a confiar toda la seguridad en él.

Bueno, y es así como Dennis Nedry (Wayne Knight A.K.A Newman en Seinfeld) quien había sido secretamente contratado por Byosin, la empresa rival de InGen, aprovecha la tormenta, desarticula la seguridad del parque, roba los embriones de dinosaurios, y escapa, dejando un caótico panorama.

  • “Todos los parques sufren retrasos. Cuando inauguraron Disneylandia en 1956, nada funcionó.” – John Hammond
  • “Pero John, si los piratas del caribe se averían, los piratas no se comen a los turistas.” – Ian Malcolm

Con la tormenta desatada y los sistemas de control desactivados, los dinosaurios comienzan a liberarse del cautiverio impuesto, y el parque jurásico se vuelve una pesadilla. El vaso de agua se sacude con los temblores de impacto, el cerco eléctrico comienza a ceder: el Tyrannosaurus Rex aparece.

JP-12.jpg
No sé ustedes, pero yo estaba sumergido en mi asiento, con los ojos abiertos a tope y con el corazón casi saliéndome del pecho.

El ataque del Tyrannosaurus Rex y la vigencia de los dinosaurios

El Dr. Grant y el Dr. Malcolm no pueden creer que lo que sucede delante de ellos. Nosotros en el cine tampoco. Los dinosaurios que habían sido tan esquivos durante toda la película de pronto están ahí, en nuestras narices, desatados y hambrientos.

JP-20.jpg
“¿De qué trataba eso del Caos y que todo terminaría en desastre, Dr. Malcolm?”

El rugido del Tyrannosaurus es algo de otro nivel. Un sonido que jamás podremos olvidar, inigualable. Si alguna vez logran clonar a un Tyrannosaurus Rex, y éste ruge de una forma totalmente diferente, estoy seguro de que no seré yo el único que exclamará: ¡Maldito seas, Steven Spielberg!

  • “Cómo odio tener razón siempre…” – Ian Malcolm

Con el sorprendente y terrorífico Tyrannosaurus sobre el vehículo de los nietos de Hammond, como medida desesperada Grant y Malcolm usan bengalas para llamar la atención del depredador. Finalmente logran rescatar a los niños, aunque Gennaro es devorado. Pero es un abogado, así que podemos vivir con eso.

JP-14.jpg
Esto solo funciona con gatos y Tyrannosaurus.

Usando magistralmente la tecnologia de la epoca, hasta el día de hoy resulta impresionante la calidad técnica de la película. Combinando maquetas, gigantes animatrónicos, efectos análogos y digitales, e imágenes generadas en computadoras, Spielberg y su equipo de especialistas lograron resucitar a estos seres prehistóricos de una forma única y verosímil, logrando lo que aún la ciencia no es capaz.

JP-16.jpg
El velociraptor puso la misma cara que pone mi amigo Víctor cuando ve una McDonalds.

En el ultimo tercio de la película, coincidente con la aparición de los velociraptores, la acción no se detiene y se vuelve más y más trepidante. Nuestros protagonistas, atrapados entre dinosaurios desconocidos, deberán extremar sus esfuerzos para conseguir salir con vida del que prometía ser el parque soñado pero que resultó ser un reflejo de cuando los dinosaurios dominaban la Tierra.

La vida se abre camino

Imagina que vas caminando de vuelta a tu casa junto a tu amigo Steven y su ejercito de clones. Es de noche. Sí. Te has bebido todo e incluso fabricaste sucedáneos de alcohol con todo lo que había en la despensa. De pronto, en medio de la oscuridad, luces estroboscópicas azules y rojas inunda los espacios. La policía cae sobre ustedes y los pone tras las rejas. Sin embargo, los muros degradados por el paso del tiempo caen dejando un agujero por el que escaparás. La vida se abre camino.

JP-17.jpg
¿El huevo o el dinosaurio?

Porque no importan los cercos eléctricos, no importa estar aislados. No importan las barreras genéticas que podamos idear ingenuamente, la vida inevitablemente seguirá su curso, atravesando cualquier tipo de obstáculo y se abrirá paso de alguna forma u otra.

  • “Dios crea al dinosaurio. Dios destruye al dinosaurio. Dios crea al hombre. El hombre destruye a Dios. El hombre crea al dinosaurio.” – Ian Malcolm
  • “El dinosaurio se come al hombre… la mujer hereda la tierra.” – Ellie Sattler

Probablemente jamas tendremos dinosaurios reales junto a nosotros, para maravillarnos con su belleza. Quizás sea lo mejor para ellos y para nosotros. Pero gracias al cine, podemos en parte suplir la falta de estos seres prehistóricos y disfrutarlos en pantalla. Y por los resultados logrados en Jurassic Park, película que nos hizo soñar con un mundo perdido que todos hemos alguna vez imaginado visitar, no queda más que aplaudir al equipo realizador que logró un trabajo notable, a los actores que consiguieron reflejar el asombro natural que significaría toparse con hermosos e impresionantes dinosaurios, a John Williams por crear una música emocionante y memorable, a Michael Crichton por el libro que inspiró la obra cinematográfica, y por supuesto al viejo Spielberg, que dirigió de forma más que aceptable a hombres, mujeres, niños y dinosaurios. ¡Bendito seas, Steven Spielberg!

JP-19.jpg
Sí. La hicieron bonita. Aplausos para ustedes. Más allá de todo, nos los trajeron de regreso.

¡Totalmente recomendable!

  • “Señor Hammond, después de pensarlo bien, he decidido no avalar el parque.” – Alan Grant
JP-21.jpg
Por cierto, en Jurassic Park aparece Samuel L. Jackson para darle una mano a la Dra. Sattler.
Anuncios